lunes, 27 de diciembre de 2021

Flores para Flores Flores


Este es un posteo inusual, atipico , que me debo hace tiempo y que aun hoy no logro descifrar porque ha costado tanto concretar.
 
Escribo esta intro una vez mas, en las postrimerias de 2021 y dudo si realmente, como seria lo normal, se podra publicar en unos minutos, o si seguira en el limbo que hasta ahora habita desde hace 5 años, cuando empece a escribirlo por primera vez, y digo primera porque es la cuarta vez que lo inicio, ya que por extrañas razones en 3 oportuidades anteriores, el texto en produccion, desaparecio del tablero de este blog.
Cada verano que logro volver al oriente oriental, cada vez que paso por la hoy vejada Poseidon, por la muraria y enigmatica casa en punta ballena, paso por delante de su estudio subterraneo en la Roosvelt, o paseo por las Grutas (ahora con Lucio, donde buscamos criaturas extraordinarias) me propongo retomar el recuerdo, reconstruir aquella velada y dejar un registro de un momento casual, espontaneo, intimo y tal  vez anecdotico o trivial, pero que creo cualquier amante de la arquitectura y de sus protagonistas, hubiera disfrutado vivir.  
 
La cosa es mas o menos asi (y sabran disculpar la imprecisa referencia de fechas, que no importan tanto en definitiva; Flores murio hace pocos años, y este relato ocurrio el año anterior)
En uno de los solitarios viajes a Maldonado como parte de los trabajos de direccion de obra de nuestros proyectos Sierra Ballena, en alguna noche recorriendo alguna libreria, di con una revista homenaje al para mi desconocido autor de algunas de las emblematicas obras que siempre llamaron mi atencion en Punta del Este: hojeando el ejemplar antes de comprarlo, pude comprobar que dicho arquitecto vivia,  tenia su estudio en el basamento de una torre , semienterrado alli nomas, sobre la avenida Roosvelt, y que se llamaba Samuel Flores Flores.
No dude ni me lo cuestione, pero al dia siguiente pasado el mediodia y despues de algunas diligencias me acerque a aquel lugar, y luego de espiar desde el patio comun a aquel basamento comercial, y reconocerlo por una ventanita dibujando en un tablero, baje unas apretadas escaleras y le golpee la puerta.
 
El mismo me atendio, abriendo a medias la puerta. Me presente, y le hice saber que me interesaba su obra, que habia encontrado ese ejemplar y que queria conocerlo y charlar un rato si no le molestaba, a lo que muy amablemente me contesto:
¨Mire arquitecto, yo tengo un habito muy importante hace años, que consiste en dormir una siesta para esta hora; pero con mucho gusto lo espero hoy a las 19, y conversamos si le parece¨
 
   La puntualidad nunca fue mi fuerte, pero alli estuve a las 19, y creo haber llevado una botella de Quantro, bebida fetiche que soliamos tomar a los atardeceres en el estudio de Horacio Torcello, para amenizar la charla de cierre de jornada.
Hablamos un poco de todo, en aquella gruta antropica de su estudio, la otra cara de una misma moneda que es la gruta estereotomica del increible proyecto de las piletas en punta ballena, fantastica intervencion de la epoca en que el turismo se volvia masivo e industrial.
Casi 4 horas entre tableros, dibujos a mano, fotos en las paredes, en una charla que fue por distintos rumbos, que no pretendia llegar a ningun lugar, ni indagar, ni concluir; simplemente fue una hermosa charla, de la que comparto parte en un registro grabado de esa noche, como un homenaje a su persona, pero tambien como un homenaje a la charla, al cruce generacional, a las herencias, a la construccion complementaria, y al tiempo, denso, calido y aprehensible de la charla despojada, en  una epoca tan superficial, veloz y especualtiva.

Valga como un reconocimiento a su persona, y a revindicar a las personas, a la presencialidad y lo random, en epocas hiperracionales de conectividad pautada y mediada a traves de pantallas.

Por supuesto tambien a su obra, que esta mas que bien publicada, y visitable para todos aquellos que anden por el Rio de la Plata.

Las piletas de la Grutas, en Maldonado, casi contemporaneas al Matosinhos de Alvaro Siza del otro lado del Atlantico, tan valiosas como aquellas; una de las muchas valiosas y atipicas obras de Samuel Flores Flores en el Uruguay. 

(Posteo de verano, adeudado, ideal para cerrar el 2021 y retomar el habito de pensar, escribir, y salirse un poco de la rueda)

 
 











Haciendo trabajo de campo, arqueologia de una gran obra Diciembre 21.

martes, 7 de diciembre de 2021

Marche Preso !

Nuestro proyecto para el Concurso Nacional para la Penitenciaria Gorriti en San Salvador de Jujuy

(crónica de un proyecto nunca evaluado por un error de carga)

Este es un posteo cuyo primer objeto es lamernos las heridas autoinfligidas en el marco del Concurso mencionado, y en particular disculparme (yo, Pablo Ferreiro, autor del error que no se entiende (el scanner tal vez? no me lo explico aun)) con el equipo que en AFRa invirtió casi un mes de trabajo muy serio en vano, ya que el proyecto jamás llego a la mesa de los jurados para su evaluación.

También se desprenden otros objetos, para que al menos, no (nos) suceda mas a ningún participante, a sabiendas del tremendo esfuerzo e inversión que implica participar de un Concurso de esta magnitud, ya que mas allá del grosero error, y aun cuando no estamos reclamando nada ya que se actuó a reglamento, creemos que los proyectos inhabilitados para participar en este concurso por errores de carga (el 10% de las presentaciones, 4 de 39) podrían en su mayoría haber podido ser evaluados sin que se rompier la sagrada confidencialidad .

Cual fue el error (horror!)?

Al cargar la planilla con el voto del jurado, se "pego" digitalmente, la planilla con la DDJJ, cosa inexplicable a nuestro entendimiento, ya que para llenar cada planilla, había que imprimir en un A4 cada planilla, llenarla a mano, volverla a escanear y subir el jpg. Cada una de esas dos planillas se hicieron en hojas sepàradas, y se escanearon en hojas separadas, por lo cual como llegaron juntas al casillero de carga, es un misterio aun para nosotros; y el motivo por el cual fuimos dejado fuera de concurso, antes de pasar a los jurados el material, que nunca vieron ni evaluaron.

Estuvo bien en ser dejado fuera de concurso el trabajo. SI, reglamentariamente esta bien. Inobjetable.

Pudo haber sido subsanado el (grosero) error, sin romper la confidencialidad hacia el jurado? Si, creemos que también; ante un nuevo sistema que se empieza a instrumentar, el error es tan obvio, que podría considerarse la chance de una corrección antes de que los proyectos llegaran al cuerpo de jurados, confiando en el rol de asesor obviamente, como cuidador de que esas identidades develadas a corregir, no llegaran al jurado.

Sabemos de una concursante cordobesa, que firmó su elección del jurado, error también grosero y obvio, corregible.

Sabemos de esto porque mantuvimos una cordial conversación con el Asesor.

No hay reproches, solo atender el tema en nuevos concursos, y evitar que vuelvan a ocurrir estas cuestiones en el futuro.

Listo, compartimos el proyecto entonces, que fue hecho para participar de la discusión de lo Público, asi que aquí los paneles y los argumentos detrás de la propuesta.

Nos gustaba mucho como habíamos cerrado el proyecto; no dejan de ser las ideas que venimos abordando hace tiempo, y que seguiremos explorando a futuro: mil gracias por el trabajo a todos aquí en AFRa : a Andres Gomez mi socio, a Nicolás Roura Picón, Alejandro Montero y Nicole Zutelman, el equipazo de proyecto; y no tanto a mi, que eche todo a perder.








Entre tantos canales de comunicación, y la energía que nos ha llevado poner en marcha el increíble proyecto del Taller Nación, hemos dejado un poco de escribir en esta plataforma, pero 2022 nos encontrará de nuevo aquí, con ganas de intercambiar y difundir ideas y aportando al debate.
Los dos años de la pandemia fueron dentro de todo lo malo, un parentesis ideal para pensar y pensarnos, para redefinir, para entender; esta bitácora siempre ha reflejado el pensamiento profundo detrás de nuestro trabajo, la identidad de AFRA, y es un buen momento para volver al viejo y querido Blog.   Hay mucho por hacer!




viernes, 24 de abril de 2020

AFRA renovables 2020


Arquitectos  en 2020

Parece importante empezar resaltando que  esta búsqueda  que comenzamos  como profesionales y  como personas  es  apenas un impulso en una nueva  dirección, apenas eso , un camino que queremos recorrer.  Nos encontramos ahora  en un punto donde lo que ya transitamos  es apenas el primer segmento de una línea a la que no le vemos final,  y esto es un simple re comienzo pero en la dirección deseada.
Somos una generación sobre la que se produjeron cambios en las reglas más básicas de la relación de la humanidad  con su entorno.  Amanecimos en un mundo y  no  es ni  mediodía y el  cambio es tal, que no  podemos ni  imaginar cómo será  el atardecer ni menos el próximo día.
Casi todo lo que nos conforma  como comunidad y como individuos lo heredamos de millones de años de evolución  y es lógico esperar que la relación que establecemos con nuestro mundo no esté ajena a esta herencia recibida. Entonces quizás sin advertirlo abordamos siempre  cualquier interacción con él condicionados , casi determinados  por esta influencia ancestral  o así parecemos haberlo hecho hasta hoy.
Pero  ahora empiezan a convivir en nosotros contradicciones , otras fuerza, otros estímulos .Nos disputan y nos tironean de un brazo..
 Del otro brazo,  lo heredado ,impulso interior, el invisible, los ladrillos de los que estamos hechos  asentados uno sobre otro durante milenios: El instinto antiguo pero aun vigente de dominar nuestro hábitat , domarlo a rebencazos, conquistarlo eliminando sus riesgos y explotarlo para obtener de el (sin medir) lo que necesitemos. Extraerle valores que nos son útiles e intervenirlo para hacerlo apto a nuestra posibilidad de supervivencia o quizas, de nuestro  crecimiento exponencial. Eso hemos intentado a lo largo de nuestra historia logrando hasta hace casi nada apenas las conquistas necesarias para permanecer en el.
Del otro brazo en cambio  tira  otra fuerza nueva ; de la mano de la realidad explicita que se revela,  externa y  adquirida por la inteligencia y la observacion ,por  un montón de alarmas encendidas de un presente que irrumpió en segundos y que no  se vio  llegar.
Estaba oculto detrás del increíble descubrimiento de empezar a vernos desde más lejos en los dos sentidos posibles;  en el tiempo y el espacio;
Después  de dejar de  necesitar a los abuelos para saber lo más antiguo de nuestra historia  y  comenzar a vislumbrar de dónde  veníamos, después de  poder ver más lejos hacia atrás y entonces poder anticipar algo del porvenir, de descubrir algo de los bloques de nuestra propia construcción, de juntar con emoción piezas  del rompecabezas de la historia armándose.  Después de mirarnos  desde afuera , esa perspectiva nos hizo   descubrir con pavor la fragilidad de la relación con nuestro mundo.
Y  todos los mecanismos  perfeccionados por la paciencia de la historia que nos hicieron sobrevivir se vuelven estériles y otra vez somos vulnerables. Parece no haber más opción que operar sobre la herencia  recibida , modificarla y  modificarse que es siempre difícil porque esa  configuración interna  nos construye y nos define .
Entonces liberarnos de ella no será como hace el perro con el agua al sacudirse, no parece tan simple.  El extraño desafío sera lograr en un segundo a escala evolutiva,  desmantelar siglos de  codificación  diseñada  para sobrevivir…y en lograrlo puede estar en juego otra vez la supervivencia !
 Resulta que ahora debemos  incomodarnos, no ser excesivamente exitosos , ni como especie ni como personas , no ser tan numerosos , proteger al entorno de nosotros mismos , no crecer con desmesura o permanecer sin crecimiento , casi revertir totalmente la dirección de nuestros mandatos internos  más arraigados  hacia el entorno ;Reemplazar la idea   extractiva por regenerativa.
Ud. esta aquí dice el mapa del tiempo.. y en esa  línea  se pierde la vista mirando  hacia atrás o hacia  adelante .Pero este es nuestro punto  en la historia ..y aca   sentimos que  en algún lugar de nuestras acciones en el mundo  debemos incorporar esto. Sumergidos en  miles de  estímulos  efímeros , rodeados de “verdades  inobjetables ”contradiciéndose , dentro de tanta realidad construida que intuimos no podemos validar ;  esto nuevo resalta ; se ilumina con luz propia  , se distingue  se destaca y  nos llama como algo que vale la pena incorporar a las acciones que hagamos todos los días;  por lo menos mezclarlo en nuestro quehacer. Identificar un norte para la acción, una dirección; eso puede ser valioso ahora en el mar revuelto de ofertas numerosas y confusas.
Llevarlo al ámbito de la vida, laboral? personal ? La distinción se esfuma…
Ademas  no hay neutralidad posible en la dirección del hacer, solo viviendo ineludiblemente producimos cambios, sube la entropía diría un científico , se producen transformaciones en el universo propio y del  que nos rodea .Eso resalta la  importancia de  otorgarle  uno  ese sentido al cambio inevitable  , conscientemente y  reflexionándose.
Y  lo nuestro que es sino   reflexionar para luego construir  en el sentido más amplio?  Intentar agregar inteligencia y quizás ahora  destino y sentido a esta construcción, debemos insertar esta necesidad de introspección común al proceso  de proyectar /nos.

                                                                                                          Joaquín Leunda / AFRa
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Joaquin Leunda es uno de los socios de AFRa; el mas reacio a exponerse, el mas focalizado en sus cuestiones y menos afecto al afuera.
Joaco hace mas de una década es del Estudio, quien dentro de sus muchas responsabilidades, ha ido buscando la manera de volver concreto el viejo anhelo de instrumentrar realmente el aprovechamiento de las energías renovables en la escala doméstica de nuestros proyectos, en gran medida urbanos, casi todos fuera de las zonas favorecidas por radiaciones o vientos.

La idea de efectivamente ser energéticamente colaborativos con el ambiente nos resultó por años, un discurso impracticable; rebotamos por años en la iniciativa, a sabiendas que además de no calificar en los parámetros climáticos básicos, las tecnologías disponibles para instrumentar algún tipo de sistema, siempre resultaban mucho mas caras e ineficientes  que los sistemas de generación y suministro que buscábamos reemplazar.

Sistema mixto solar eólico - Casa L 

Joaquín sostuvo en el tiempo la inquietud, y sus conocimientos fueron evolucionando junto con las tecnologías, gradualmente mas eficientes y accesibles; de a poco la posibilidad de construir esquemas circulares donde esas tecnologías, sumadas a nuevos hábitos de uso y la instrumentación de nuevos protocolos formales que dieran respuesta a los nuevos paradigmas de la demanda social ambiental, permitieron sobre finales de 2019, que el Estudio , de su mano, pudiera empíricamente materializar la ecuación de alimentar nuestras obras, con generación propia de energías limpias, pudiendo además inyectar, y monetizar, energía que vuelve a la red.

Gráfico de generación y consumo -Casa L

El texto que abre este posteo, escrito recientemente por él, parece cerrar una larga etapa de investigación, un proceso de mucha inversión y aprendizaje a conciencia, de trabajo de campo y experimentación, para abrir una nueva etapa, en donde llevar sistemáticamente a la práctica, en nuestras obras y también en proyectos de terceros, un modo de hacer innovador, la real puesta en práctica de una idea mas equilibrada de nuestras acciones, donde esta vieja preocupación efectivamente se materializa en una ecuación razonable, como un pequeño aporte a una relación de integración y equilibrio entre las acciones de la cultura y el soporte natural que modificamos al habitar.



lunes, 10 de febrero de 2020

Javier Sanchez Gomez


No es este el texto que mas me hubiera gustado escribir para retomar este espacio después de tanto tiempo.
Pero sin duda es ineludible, e intentaremos que esté a la altura, sabiendo que difícilmente puedan unas líneas agradecer como se merece, habernos iniciado y guiado en el aprendizaje de la arquitectura y el ser arquitectos de la forma en que lo ha hecho.
Lo primero, y tal vez mas importante, es que aún habiendo conocido de su mano tantos vericuetos disciplinares, tanta arquitectura, tantas herramientas proyectuales, y aun siendo socio de uno de los estudios mas importantes de la Argentina, a Javier Sanchez Gomez, de él hablo, siempre lo menciono como una gran persona. Javier, antes que un notable arquitecto como lo fue, siempre será para mi, una mejor persona.
Supo hacernos entender el valor del trabajo y del esfuerzo; siempre hizo hincapié en el valor de la educación pública, que permitía a un sencillo hijo de almacenero, adquirir herramientas y argumentos que le permitieran ampliar sus posibilidades hasta volverse un actor importante en su sociedad, como supo contarnos en su caso. Su españolidad, su galleguez, le daban una pátina de dureza, de seriedad, siendo que en el fondo se podía acceder a un tipo divertido, y humano; hay algo en él que siempre asocié a mi padre, y de alguna manera, Javier ha sido para varios en AFRa, y para mi en particular, un padre disciplinar.
Me gusta recordarlo también bailando arriba de una mesa en un festejo de la Cátedra en la casa de Ceso Carena, o divertido y compinche en el casamiento de Satur. Y siempre me gustó mucho el dúo que supieron armar con Florita; siempre, y sin tampoco conocer tan en profundidad o idealizando, valoré ver en ellos una pareja pareja, un duo, pareja, socios, profesores, compañeros; difícil apreciar la pérdida que implica la partida de Javier para la querida Florita, a quien abrazamos al igual que a Joaco, y toda la familia.
También ha sido un ejemplo como cabeza de su proyecto académico, enseñándome, al menos a mi, como ser un líder sin necesidad de imponer; simplemente, siendo la referencia.
Si en AFRa consideramos a Javier como un padre en nuestra formación, en el Taller Nación lo consideramos la piedra basal sobre la cual hemos en el tiempo, construido nuestro propio proyecto académico.
Y en lo personal, quiero agradecerle por siempre, que haya aceptado, y supongo así lo habrá sentido, la invitación que le hiciera a presenciar mi ponencia en el Concurso de Titular, que finalmente nos permitió dar vida al Taller Nación, pero que yo quise cargar de sentido al transformarla en una suerte de homenaje y agradecimiento a contadas personas que entendía habían sido muy importantes en mi formación disciplinar, con Javier como el referente mas importante, que invité aquella jornada, y que él , en un gesto mas de su humanidad, y aun con algunas dificultades, vino a presenciar, dándole a mi ponencia sin dudas, otra dimensión.
Javier sigue el viaje, pero deja una enorme obra, y esa otra obra, que son su familia de sangre, y la otra en todos aquellas camadas que nos formamos con él, y en todo lo referido a su trayectoria académica.
Nos queda a quienes lo heredamos, honrar su herencia, construyendo nuevos espacios, nuevas herramientas, ampliando el alcance de nuestro labor, pero manteniendo algunos valores que Javier supo transmitir, y que son indispensables para formar, además de buenos profesionales, mejores personas.
Buenos Aires, 9 de febrero de 2020

domingo, 1 de julio de 2018

Feliz Domingo para todos (los Arquitectos)


La amplia mesa de la sala de la Sociedad Central, los cuadros blanco y negro de todos sus presidentes, tazas de café vacías y decenas de paneles con el registro de muchas horas de mucho trabajo de muchos colegas tantas veces vano, fueron el escenario de una charla intima, amable, y culta, en el más estricto sentido disciplinar de la cultura arquitectónica, como remate de otra intensa jornada de Jura de aquel concurso de viviendas sobre el Riachuelo.
Nos quedamos los 3 charlando, luego que el resto se fuera retirando, y poco a poco fuimos hilvanando temas que debieran ser patrimonio colectivo: no soy ingenuo, se lo que implica, pero siempre he sido partidario de filmar las jornadas de jura de concursos, y los concursos académicos, porque creo que allí se dan las mejores reflexiones del estado de situación de la época, y que todos debiéramos poder acceder, en su momento, a ese material.
El legado no legado, cierta mezquindad generacional, lo valioso de lo actuado por las instituciones en casos paradigmáticos como Puerto Madero; sacar a la institución de la institución, entender la época, o las bondades del formato de esta entrega, así de random iba la charla acompañando la paulatina caída de luz que anticipaba la noche.
Jorge me mando luego el pdf escaneado de esas épicas revistas setentosas, con aquel proyecto que en el Perú, reunía figuras de la arquitectura mundial detrás de una reflexión construida de vivienda agrupada.
De eso y tantas cosas mas hablamos ese atardecer.
Pero lo mas sorprendente, y que no supe leer a tiempo, fueron aquellos dos momentos de la charla donde el Pato lagrimeó, sensiblemente emocionado en su relato, primero contando lo doloroso de lo atravesado durante la dictadura, para su generación y en particular para su socio, y la ayuda que Jujo había resultado para varios de ellos; y luego, al describirnos los funerales de Le Corbusier, con  la imagen de Andre Malraux  leyendo algún poema en aquella fastuosa ceremonia.
Muy poco tiempo después, embarcaba yo temprano un domingo rumbo a la Habana, y al buscar el celular para apagarlo, leí un escueto mensaje de texto que anunciaba la muerte de Alvaro Arrese.
Durante todo el despegue volvió esa charla, y el tono, y los gestos, y era obvio que El Pato sabía lo que estaba por llegar; por algún motivo que nunca supe, él sabía que en el rugby yo tenía un apodo, y siempre me llamo Quesito, lo que hizo que cualquier discusión de las que pudimos tener, que fueron varias, fueran siempre dentro de un marco de intimidad y cariño.

Podría buscar otros recuerdos mas pensados, mas racionales; mañana Lunes volveremos a la batalla, a la discusión, a la contradicción del hacer, a la disputa ideológica, y al hacer.
Pero para celebrarnos en este Domingo día del Arquitecto, de todo lo que uno podría decir, de tantas dimensiones que debiera exponer, elijo prescindir del discurso, la reflexión y el juicio, para recuperar el valor de esa charla despojada y sensible, que no tenía ningún objetivo ni especulación: solo disfrutar y compartir un rato charlando de Arquitectura.
Feliz Día.

miércoles, 21 de febrero de 2018

Volver al futuro: Esos brillosos objetos de deseo. (Licencias veraniegas)


Pasar por una obra mas de 20 años después, y descubrirla remozada, mantenida, cuidada, digna.

Eran los 90 y queríamos probar esos materiales que espiabamos en las publicaciones (que eran papel, internet no existía...) La Croquis nos provocaba con esa inexplicables texturas de obras perfectas, e hicimos lo posible por llegar al parnaso material de la madre patria. Incluso mas allá del sentido común. 
Pero finalmente logramos usar esos tableros de madera contrachapada, importados en esas pequeñas ficticias ventanas integradoras de fugaces aperturas económicas (que destruyen la industria local,o la fuerzan a superarse según las bibliotecas)
Después resultó que la incidencia del UV del sur del mundo era mas fuerte que el europeo, y los tableros expuestos al oeste se quemaban y decoloraban, pero aquí los pusimos hacia el sur, y sobrevivieron.

Allí está este pequeño edificio de vivienda colectivo, donde buscamos que la parte y el todo no se expresaran en su obviedad, trabajando la fachada como un todo sin que necesariamente se leyeran su planta libre, y las unidades duplex y simples que alberga.
La madera como plano integral, lleva a la calle pública la calidez hogareña, y en su vocación de cajita feliz,  elude en esa época tan productora de desigualdad social la necesidad de recurrir a la reja, uno de los tipos emergentes mas representativos de ese período de nuestra cultura.


Paseando por la calle Don Bosco
20 años y sostiene.
 

 

lunes, 29 de enero de 2018

Duelo por Contrato: Efectos colaterales del hacer (Licencias veraniegas)

Compartimos un texto que forma parte de un intercambio vinculado a ciertas discusiones que pueden aun darse en torno al proceso del EcoParque. El mismo forma parte de una saga iniciada en el Blog Loverartnotpeople, que fue rebotando en algunos ámbitos del barrio digital, y que ajuntamos a continuación:

Querido Rodrigo,
Nobleza obliga que deba un cierre a mi aparición en tu blog, aparición que tuve a raíz de desacomodar un tanto esa charla tan funcional a ustedes mismos que mantuvieron con Mauri entorno al EcoParque, y donde decidí agregar un comentario para de alguna manera buscar abrir una tercera vía, y que el gran Corbalán mostrara todas las cartas y dejara de ocultar sus verdaderas razones al fundamentar sus argumentos.
Si un crítico inteligente  y comprometido como Mauricio considera que el concurso para el EcoParque, encargado a Sociedad Central, no es el canal donde viabilizar la discusión y el conflicto entorno a los destinos del sitio, porque entonces asesora y sugiere a Andres Jaque como Jurado?
En carácter de qué, él asesora? Es el sistema de concursos el problema ? Es la Institución que lo organiza? o son los integrantes del Jurado los que a su criterio validarían el formato? Si de alguna manera estuvo involucrado en el armado de la convocatoria, porque al final la menosprecia?
Esperaba que el querido Mauro contestara, pero cual velociraptors de Jurassic Park , en un impecable trabajo de pinzas, fue Pio quien apareció por un lateral y llevo la discusión a lugares lejanos y difíciles de articular con el origen de la charla: y ahí habrá que creerle al forista que tristemente y con razón compara la cosa con los protagonistas de Zoolander, aunque siento que el debate es peor aun, mas parecido al dantesco capusottesco del policía y el piquetero, de pobres contra pobres, espadeando en el omnipresente cybermundo como le gusta escenificar a Pio, mientras la realidad de las oficinas y la maquinaria político-partidaria cada día se carga cada metro, cada derecho adquirido, cada espacio académico, y en esa dinámica, a mi me parece en mis limitaciones, que la pelea y los cambios deben generarse desde dentro de los espacios de incumbencia, sin menospreciar a quien crea que puede hacerlo desde fuera.
No quiero aburrir a la valiosa audiencia de tu espacio con largos textos sobre temas específicos de la arquitectura, pero sorprende como desvirtuás lo que dije en varios párrafos; no es por eso ni por tu ultima provocación que escribí: hace rato que creo que tu mas que interesante blog es el refugio de los que aun condenados a la precarización creemos que el debate intelectual (con algo de lucho avilés para sazonar) nos salva. Escribo porque cuando decidí meterme en tu charla con Mauricio, consideré, además de bancar nuestro trabajo que estimo pocos han mirado, que este era un buen lugar donde volver a hablar del Ecoparque, en un marco de audiencia diversa, y alejada de los intereses primeros en torno el tema.
El debate necesario fue ocultado, por la SCA (nunca hubo la tradicional ceremonia de entrega de diploma y charla debate), y por el propio EcoParque (Open House quiso organizarlo en el ZOO y lo negaron)
Hay miles de aristas sobre lo que hablar, incluso la charla se filtro hacia espacios de facebook, y mucha gente suma temas que se anexan al origen y no se entiende bien como seguir la charla.
Podemos dar testimonio si interesa , y creo que sí es valioso porque por un tiempo estuvimos bien cerca viendo como e (in) volucionaba la convocatoria del EcoParque, de parte del proceso del posible y valioso llamado original, que proponía una gran e interesante discusión  de época: la relación naturaleza-cultura. Creo que ese aporte queda en este formato de chat, desvirtuado, por el tiempo, por las fugas, y sobre todo por reduccionismos y temas ajenos que no ayudan en nada.
Nuestro proyecto asumía esos necesarios debates, pero la administración actual del Estado no tiene interés en ponerse al frente de semejante desafío (lo que implica pensar, debatir e invertir) y prefiere tercerizar y atomizar, desintegrando cualquier iniciativa de proyecto integral donde el Estado asuma el debate poniéndose al frente de una profunda discusión de época: cuando en una primer reunión post premiación nos dijeron que "..estaría buenísimo poner un Kansas.." en el edificio de los osos sobre Libertador, supimos que todo estaba perdido.
Volviendo al duelo al que fuimos retados, la verdad que el debate entre críticos y profesionalistas es tan viejo e insustancial que ni vale la pena retomarlo: ya lo agotó Pancho Liernur hace 20 años, no vamos a retomarlo en un nuevo siglo. Eso, y las incumbencias de la formación , la universidad, y tantas cuestiones que se mencionaron, creo que no tienen aquí sentido alguno, al menos para mi: eso cambió, se complejizó y mucho, y es motivo de otras charlas.  
Por último, y respecto al Concurso Internacional EcoParque Interactivo de la Ciudad de Buenos Aires que nos convoca:
Un concurso no es una obra: es un manifiesto critico, político, integrador, que opina desde las herramientas disciplinares. Y eso comprende múltiples dimensiones y escalas; pero puede significar tanto hacer un edificio, como vaciar un sitio. La arquitectura tiene las herramientas para articular las variables y actores que se quiera (dependerá del autor su alcance), y con ello, poner a la vista un imaginario accesible , que permite profundizar la discusión.
Pero si, no es fácil sentar un par de meses la humanidad a resumir años de estudio y experiencias y resumir tremendas consignas y dar una pista en 4 paneles. Entiendo que no todos quieran tomar ese riesgo. Aun así , sigo creyendo que es una gran instancia democrática, de construcción colectiva y complementaria, que genera material para profundizar los debates, y que dicho sea de paso, y para calmar a los que les preocupan "las obras de arquitectura", los concursos, en mas del 80 % de los casos, nunca se construyen.
Bueno Rodrigo, ya me alargue mas de lo recomendable; de seguirlo, te propongo transformar esto en un evento celebratorio, que como no podrá darse donde debiera (el Teatro Sarmiento  en el ZOO por ejemplo sería ideal, se lo podríamos pedir a Vivi Tellas pero la comprometeríamos) podríamos trasladarlo (ofrezco alternativa) en plan B al conurbano sur, a San Vicente, en el marco de la quinta Museo Mausoleo donde esta el cuerpo del general Perón, que cuenta con un lindísimo museo y auditorio, y organizas una jornada casi a nivel de tus viajes a museos europeos, pero con picnic y aura peronista, y charlamos sobre todos estos temas; va a ser mucho mas enriquecedor y constructivo que estos interminables textos.

 Abrazo 


Esto no es una Playa: La construcción de la identidad de lo Público.

(Este texto es un borrador que fue escrito hace un año, enero 2017, antes de las piletas pintadas en el piso, antes del traslado del tiro federal al predio lindante, por lo cual creo que vale la pena habilitarlo para retomar algunas discusiones, sobre todo ahora que fui retado a un (patetico) duelo/debate por el combo Corbalan+Torroja, que ya aburria cuando lo planteaba Pancho Liernur hace 20 años..)

Una vez mas, y gracias al mecanismo del Concurso Público, nos encontramos ante la posibilidad de formar parte de la transformación del Patrimonio Público de nuestra Ciudad. 
O al menos, eso es lo que creemos y esperamos, dada la relevancia y la magnitud de la convocatoria, y la sensibilidad que implica el tema, en términos de entendimiento de las demandas de la época, en términos patrimoniales, edilicios, públicos y urbanos.
El Proyecto del Eco Parque nos interpela dada la cantidad de factores a articular, en una de los enclaves mas valiosos en todo sentido de la Ciudad, y nos lleva una vez mas, y luego de una primer reunión informativa, a pensar, y a proponer pensar mas allá de nuestra oficina, acerca de los mecanismos de decisión y transformación en la construcción de lo Público.

Sin entrar en la particularidad del EcoParque, es interesante observar como se han dado procesos similares en nuestra propia ciudad, como se han iniciado, donde han terminado, y cual en definitiva ha sido el rol de los arquitectos y sus injerencias; y sobre todo, como la disciplina, y sus instituciones han actuado colectiva y gremialmente para defender lo que en definitiva, es patrimonio de todos los colegas mas allá del circunstancial representante: el arquitecto funcionario de turno que desde el estado promovió, propuso o dificultó el proceso, el arquitecto proyectista que desde el concurso pudo o no llevar adelante su proyecto, el arquitecto representante institucional, que desde su rol, acompaño, defendió o abandono al equipo ganador.
Queda para nuestras instituciones relevar y ponderar el exito de estas convocatorias, siendo ya hora de aunar esfuerzos en lugar de profundizar las disputas por obtener y gestionar los concursos, y colectivamente llevar esa información a las mesas donde la obra publica se asigna, para pelear colectiva y disciplinarmente por un porcentaje lógico que permita a los profesionales de todo el país competir por los mejores proyectos que pasarán a integrar el patrimonio de lo público.
Solo en la unión complementaria de tales entidades , y no en su disputa individual por los porotos (FADEA, SCA, CPAU, FADU) se puede imaginar un proyecto sólido coherente y superador de obra publica concursada y asignada, por sobre un mendigueo de concursos aislados, condicionados a situaciones no vinculantes.
La relación con la futura obra publica, caballito de batalla de la presente gestión de lo publico, debe ser entendida como un patrimonio colectivo de la disciplina y no como una medalla individual del mejor gestor que desde alguna de esas instituciones logre llevar una migaja para su molino.
Asi no nos van a respetar nunca como colectivo, nos soslayarán a la hora de tomar las decisiones, y minimizarán el valor de la producción intelectual y material que desde la formación de cientos de profesionales tanto le cuesta al propio estado en las distintas facultades de cada rincon del pais.
Una negociacion inteligente, integrada y ecuanime permitiria asignar un pequeño porcentaje de la obra publica de las distintas escalas y juridicciones en lo que sería un enorme capital a concursar para la disciplina, sin que eso implicara afectar a otro enorme caudal de obra que puede seguir siendo resuelto puertas adentro en las diferentes oficinas tecnicas de cada organismo del pais.

Es bastante triste y significativo estar reescribiendo este texto 20 años después de un texto similar escrito en los años donde Fernando de la Rua cerraba su gestión como primer jefe de la Ciudad de Buenos Aires.
Pero la historia está ahi para hacerla mejor.

Caminaba por parte de esa historia, y pensaba en estas cosas: desde que se volvió accesible, el triángulo del este, o parque de los niños, o como se ha denominado a esta hermosa esquina donde la ciudad mirá a la provncia desde el agua, siempre me resultó uno de los lugares mas atractivos para salir de la ciudad estando en ella: la posibilidad que se habilitara en su momento, casi única, de semejante relación con la inmensidad del río, de una porción de pampa originaria recuperada, como un viaje a la historia del territorio que nos permitía ver lo que haríamos con nuestro propia pampa, Poder ver la tremenda antropizacion desde adentro, y confrontarla con el soporte natural; y caminar como parte de lo público, ese proyecto salido de un concurso nacional, a cargo de Aida Daitch,  Victoria Migliori y equipo .

  
 El proyecto, tal vez la primer pieza que la ciudad logra recuperar en ese increiblemente complejo camino de llegada al río, tal vez por esa culpa subyacente de saberse una ciudad nacida del contrabando, como lado B del sistema hispano, y el río como lugar oculto, fue ajustado y modificado, seguramente para fastidio de las proyectistas; pero asi y todo, logró construir esa idea de pampa perdida, esa dimensión oceanica de río, de barro, de viento.
 

Hasta ahi, es bueno también que los arquitectos entendamos que los arquitectos podemos ser directores de orquesta, lo que no quiere decir que toquemos todos los instrumentos.
Cuando Nacho Fleurquin me interpela sobre si no somos los arquitectos los que nos alejamos de la realidad, puede que algo de razón tenga respecto a como nos sentimos los arquitectos respecto a nuestros proyectos, pero nada mas alejado de la realidad de como finalmente lo publico termina cobrando forma.
A la manifestación formal última con que lo público se constituye, al imaginario con que finalmente, lo político partidario se apropia del ámbito colectivo, y desvirtua, en su vocación eleccionaria sufragatoria, las virtudes de lo pertinente.

El color, (naranja, celeste, o amarillo y verde) ya de por si , representa un artificio, que desvirtua y encarece el patrimonio y el presupuesto.
Un banco granitico o de piedra caliza, de alta resistencia y materialidad noble y acorde a un paisaje y un clima ventoso y húmedo, se desvirtua y encarece al ser pintado, como costo inicial y de mantenimiento, y su único objeto es remitir a su asociacion partidaria. Tal operación insignificante en apariencia, no tiene ningún justificativo ni necesidad desde el punto de vista arquitectonico o urbano.
solo se entiende como recurso politico, y como parte de la necesidad y la estrategia del manejo de partidas presupuestarias a ejecutar, que bien vendría ejecutarlas en otras áreas y dependencias de ese mismo gobierno.  
Y deja de ser insignificante cuando se la asocia al resto de acciones que la vuelven una política innecesaria y de dudoso gusto y valor, a no ser que lo que se evalúe es el rédito político, en manos de los increiblemente valorados gurues del marketing politico.
De las zapatillas de Ruckauf, pasando por cada rincón de nuestro territorio, los ejemplos lamentablemente abundan, Pero hoy estamos caminando por el Parque de los Niños, y la reflexión aquí y ahora es ineludible.

 
La saludable idea de las playas urbanas, no impide que la mejoremos como propuesta, que la evaluemos no solo desde un duranbarbometro, sino desde una mirada que nos permita en el tiempo, evolucionar sobre la propia obra, buscando cargar sentido sobre cada accion dentro de la esfera de lo  publico, alli donde se cuenta con la posibilidad de reforzar la idea que uno tiene sobre uno mismo como colectivo.

El gobierno de la ciudad tiene entre sus banderas, la idea de construir una ciudad verde y sustentable, conceptos valiosos pero palabras muy próximas a la moda y la corrección política, en el limite de lo superfluo.
Esas ideas cobran sentido si podemos encontrarlas como soporte a cada una de las acciones, sobre todo cuando operamos en ambitos tan sensibles y preciados como el borde natural de la ciudad.
No debe haber mejor situacion deseada que la sombra de los propios pinos que forman un hermoso bosquecito de cara al rio, lo que se traduce como un lugar de particular valor, refugio del sol y del viento humedo.
No se entiende (si se entiende) entonces la proliferacion de plastico, en sombrilas y sillas, y la aparicion de arena, ajena , sucia y costosa, en lo que representa la construccion de un falso imaginario, ajeno e impostado, solo valorable en terminos de construccion de propaganda politica, gastos innecesarios, y desvirtuo y perdida de oportunidad, en lo que podria ser la recreacion de un ambito especifico y pertinente, mas acorde con un borde ribereño de un rio de salida del aluvion paranense que de un resort all in caribeño.
 Y aqui, es donde la mirada politica del imaginario de lo publico, se vuelve cinica y engañosa, y construye un imaginario despectivo y ajeno de lo popular, impostando logicas y referencias impropias, impertinentes y de algun modo, prejuiciosas. 
La idea de lo popular como lugar masivo, abigarrado, ruidoso; la playa como una tipología global de culto al cuerpo mas cercana a una pelicula de los 70 o a la sarcástica obra del fotógrafo Martin Parr, 
Todo un imaginario forzado, impuesto, ajeno a la condición natural del sitio, o a cantidad de registros de los balnearios publicos populares del siglo pasado en la costanera, que genera el marco perfecto para la proliferación de todo ese merchandaising proselitista de plastico colorido, que apunta a la retina del votante, y a la ejecución de partidas apresuradas, en dirección opuesta al enunciado de impacto cero, sustentabilidad, reciclaje y verde.

 

Mientras ahi mismo la ciudad sigue construyendo falsa pampa con sus escombros rellenando el rio, mientras la costa oculta crece y tal vez deje de negarse algun dia cercano, cabe reflexionar acerca de quien es quien finalmente decide el escenario de lo público, detrás de que sentido e interés, y que forma le da.


Playa, ....o Eco Parque, ameritan argumentos mas allá de la ecuación política, y de sus tiempos eleccionarios. En épocas bicentenarias, lo trascendente debiera ganarle a lo coyuntural. La maravillosa ciudad en la que vivimos, es una pesada herencia, en el mas profundo sentido de su pesadez, en términos de valor patrimonial.
Por un momento, quienes están al frente de la administración de lo público, deberán asumir esa dimensión historica de sus acciones, y articular la urgencia de la coyuntura con el peso de la trascendencia, con el legado patrimonial a las generaciones futuras.




martes, 26 de septiembre de 2017

EcoParche

Ver que esta es la imágen que finalmente expresa el futuro del proyecto EcoParque es doloroso.

La propuesta de reflexionar acerca del destino del predio y los animales es un desafio contemporáneo que aún no ha encontrado un acuerdo unánime en ningún lugar del mundo. El valor, y el amor por los animales despiertan de un lado y del otro de esta reflexión grandes pasiones y el debate es un registro de época, que implica replantear los paradigmas de la relación del hombre con la naturaleza, y que no necesariamente se dirime inmediatamente.
La convocatoria Estatal a un concurso internacional fue una decisión acertada y valiente, y un desafío ineludible, y desde esa importancia y dimensión abordamos el Proyecto, que tuvimos la fortuna de ganar junto a otros dos estudios colegas.
Fuimos cooperativos con todo el proceso posterior, porque entendimos la complejidad, y nos pusimos, junto a los otros dos estudios, a disposición permanente para el desarrollo de las ideas, porque por otro lado entendimos que la profundización del proceso era necesaria, y que cada especialista en cada disciplina, debía acompañar la evolución del proyecto.
Nosotros como ganadores del concurso nos sentimos con ese derecho, aun a pesar de que la convocatoria no era vinculante, porque nada te valida mas que la herramienta representativa del merito disciplinar que implica el Concurso.

Pero no.

Hubo cambios en Ecoparque, aparecieron versiones post concurso realizadas por otros colegas, por otros equipos, que para quienes hicimos los proyectos, duelen en su pauperización.

La Sociedad Central de Arquitectos ni siquiera nos ha honrado con la tradicional ceremonia de entrega de premios, una costumbre centenaria que asombrosamente en un proyecto de esta magnitud, se soslaya.
Reclamamos por escrito y oralmente, y nada....Lo tomamos como un dato mas que explica la realidad del proceso de este llamado. Ni nosotros mismos (la disciplina) lo honramos.

Y finalmente la versión oficial en los diarios con estas imágenes tan vacías de arquitectura.

Nos preocupa ser funcionales al proyecto definitivo.
Que se lo valide por el hecho de que hubo un Concurso Internacional.
Quisiéramos creer que un texto de esta índole podría cambiar la realidad , que había otras oportunidades y actores para gestionar el destino del predio. Que quienes estuvimos involucrados con tanto trabajo teníamos mucho mas para aportar; y por lo que se ve como resultado final, no lo dudamos.
Pero sospechamos que ya no pasará, que es tarde.

Tal vez sirva para supurar la herida y soltar...
Y para dejar constancia del estado de las cosas.